Cambia todo cambia

𝗘𝗹 𝘁𝗿𝗶𝘂𝗻𝗳𝗼 𝗲𝗹𝗲𝗰𝘁𝗼𝗿𝗮𝗹 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗱𝗲𝗿𝗲𝗰𝗵𝗮 𝗮 𝗻𝗶𝘃𝗲𝗹 𝗻𝗮𝗰𝗶𝗼𝗻𝗮𝗹 𝗲𝘅𝗽𝗿𝗲𝘀𝗮𝗱𝗼 𝗲𝗻 𝘀𝘂𝘀 𝗱𝗶𝘀𝘁𝗶𝗻𝘁𝗮𝘀 𝘃𝗮𝗿𝗶𝗮𝗻𝘁𝗲𝘀 𝗲𝗹𝗲𝗰𝘁𝗼𝗿𝗮𝗹𝗲𝘀, 𝗻𝗼 𝗱𝗲𝗷𝗮 𝗱𝗲 𝗰𝗼𝗻𝗳𝗶𝗿𝗺𝗮𝗿 𝘂𝗻 𝗴𝗶𝗿𝗼 𝘆𝗮 𝗮𝗻𝘂𝗻𝗰𝗶𝗮𝗱𝗼 𝗱𝗲 𝗻𝘂𝗲𝘀𝘁𝗿𝗮 𝘀𝗼𝗰𝗶𝗲𝗱𝗮𝗱 𝗺𝗮𝗿𝗰𝗮𝗱𝗮 𝗽𝗼𝗿 𝗹𝗼𝘀 𝗲𝗳𝗲𝗰𝘁𝗼𝘀 𝘀𝗼𝗰𝗶𝗼 𝗽𝗼𝗹í𝘁𝗶𝗰𝗼𝘀 𝘆 𝗲𝗰𝗼𝗻ó𝗺𝗶𝗰𝗼𝘀 𝗱𝗲 𝗹𝗮 𝗽𝗮𝗻𝗱𝗲𝗺𝗶𝗮.

El resultado pareciera confirmar comportamientos electorales en gran parte del mundo, que da como perdedor a oficializamos, los cuales pagan (con o sin razón) los efectos pandemicos. Derrotas empujadas por la fácil coyuntura de una guerra invisible, donde pararse sobre los negativos efectos de la pandemia para señalar la culpabilidad de quienes han gobernado estos casi 24 meses fue una formula triunfadora.

Apoyados en un fabuloso poder de fuego mediático, la derecha lanzo distintas ofertas electorales para acumular el laborioso desgaste “anti vacuna” del terraplanismo político planteados por ella. La polarización propuesta en ese juego le permitió desarrollar realidades no racionales que agitadas por el fuego del odio y/o falsas contradicciones, le permitió formatear audiencias que sintieran que la solución esta en lo votado este domingo. Como respuesta al temor de la confrontación la verba tibia no encontró receptores, ampliando la dispersión de los sectores que pierden la iniciativa política.

Lo ocurrido desde inicio del 2020 y en nuestro país desde marzo, impuso una velocidad en la realidad política que hizo que cualquier lectura de la coyuntura siempre estuviese vista con el espejo retrovisor y por ende las acciones devenidas de esos análisis llegarán tarde. No hay duda la iniciativa política la tiene la derecha, aunque en su bademequn no tenga una sola propuesta nueva, salvo diferentes presentaciones de lo hecho en los noventas e impulsados durante el genocida ministerio de economía de Martínez de Hoz.

Las retoricas han encontrado su limite, los mantras salvadores ya no funcionan, el tiempo de los hechos apremia, En el umbral de este domingo se avisora una ofensiva anti popular, (y con gran apoyo electoral) el cual dice mas allá de falsas contradicciones, que vienen (y arrinconaran la actual coyuntura) es a “resolver” la crisis económica con perdidas monumentales de derechos laborales, favorecidos por la fragmentación (en organización y conciencia) de una clase que supo en el siglo XX alcanzar un conjunto de derechos que la ubicaban entre las más destacadas sobre el resto de las clases oprimidas en nuestra América.

Hoy el efectismo de la derecha esta brindando, pero su talón de Aquiles anida en la verdadera política que propone, la cual la dejo contra las cuerdas y en retirada hace 20 años un diciembre del 2001 cuando terminó de rodillas ante el FMI.

Por: José Fernández.-

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s