Bitácora de la bicicleta…

Luego de rodar con ella por estos últimos 15 días puedo afirmar la gran satisfacción que da el apreciar la ciudad y el cuerpo desde esas dos ruedas.
A modo de balance podría decir con seguridad que estoy 4Kg más liviano,
He corrido carreritas en modo silencioso, para que mis eventuales oponentes ciclistas no se percaten, y he ganado algunas de ellas y en otras la nafta super no me rindió.
También logre subir (andando) todas las pendentientes pronunciadas de esta irreglular ciudad, y he sorprendido a varixs (entre los cuales me incluyo). Una tarde, luego trepar un puente, un hombre que estaba arriba me dijo: “¡¡¡ Eso son ciclistas, los que no se bajan para hacer las subidas!!!” Solo faltó la cinta para luego subir al podio.
Rodando, rodando, pase por una bicicletería en el centro y el dueño del comercio me preguntó: ¿Hace cuanto tenes esta bicicleta? Hace 25 años, respondí y agregue; la compre en esa esquina (donde ahora hay una farmacia) y el señor afirmo con su cabeza, para luego decirme: Yo era el que las vendía. Los dos coincidimos que son un fierro. Nos saludamos con un apretón de mano, como quien se alegra de ver un viejo conocido.
Aunque parezca puro palabrerio, recordé que esta ciudad no esta preparada para que las bicicletas sean un medio de transporte, pero igual me impuse en las esquinas y rotondas. Todo eso gracias a mi cara de malo y por sobre todas las cosas porque esta bicicleta es un tractor que puede dejar hecho un acordeón a los nuevos autos de plástico.
Nada mal para esta quincena ¿no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s