MISERIAS

Periodistas (operadores de prensa) con la panza llena, la cama calentita y siderales ingresos, haciendo emboscadas a gente pobre que en su desesperación con hambre y en paz reclaman migajas para comer, exigen explicaciones académicas a los humildes, como si el hambre, la marginalidad y la tristeza de no tener que poner en la mesa necesitara más argumentación.

Y si en la desesperación el hambre lleva a la violencia, el libreto pre escrito dictará: «El camino no es la violencia», como si ese camino fuese deseado. Y allí los acampes piqueteros o las Ferias de la economía popular serán las postales de viejas épocas donde se apelaba a la comprensión de los de arriba, para poder vivir.

Machacar sobre el hambre como si este fuese la causa y no la consecuencia de una injusta distribución de la riqueza, muestra que la miseria está tras el micrófono y su indigna campaña.

Esta claro que desde ese paradigma de la comunicación el único lugar que deben ocupar los pobres es el de las crónicas policiales y las miserias humanas de la pobreza.

Texto: José Fernández.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s